Atención EE.UU. dirigida hacia Centroamérica

Click here for English version.

Presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

Escrito por Gloria Mayne, Colaboradora de Programas y Comunicaciones

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir un evento especial en la Brookings Institution centrado en los temas más urgentes del comercio y la inseguridad en Centroamérica. El 20 de mayo, la Iniciativa Latinoamericana de Brookings, en colaboración con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) organizaron una conversación sobre El Futuro de Centroamérica: los Desafíos de la Inseguridad y Comercio, el primer evento dentro de una serie centrada en la perspectivas actuales y futuras de la región.

El público oyó de la ponente principal, Presidenta Laura Chinchilla de Costa Rica. Presidenta Chinchilla subrayó el papel de Costa Rica en el desarrollo próspero y sostenible de la región dirigido por la innovación, la ciencia y tecnología, además de notar los avances económicos de Costa Rica y su lucha contra la inseguridad ciudadana a nivel nacional y regional. Destacó la necesidad de la cooperación intergubernamental y una estrategia regional para abordar los desafíos en la lucha contra el ciclo del narcotráfico, la violencia y los delitos transfronterizos:

El gobierno de Costa Rica está consciente de que no podemos luchar solos contra estas amenazas a nuestra seguridad nacional. Cooperación con el apoyo técnico y financiero y su uso eficiente son fundamentales para el mantenimiento de una estrategia regional contra la delincuencia organizada, probablemente la amenaza más significativa a la estabilidad social y política de Centroamérica… Nos enfrentamos a desafíos situacionales y políticos complicados por la diversidad sorprendente en las capacidades que se muestra por este grupo de países pequeños. Pero estamos haciendo todo lo posible para ayudar en el desarrollo de una estrategia regional… Lo que se necesita es un esfuerzo constructivo en nombre de toda la región, con la participación coordinación de inteligencia y logística en todos los países y que incluye un cambio fundamental en las políticas que reduzcan la demanda y controlan y regulan todas las transacciones relacionadas con el desarrollo del comercio.

El discurso de Presidenta Chinchilla complemento discusiones dinámicos del panel dirigido por expertos trabajando en la región, tales como: Kevin Casas-Zamora, Socio Superior en la Brookings Institution y ex vicepresidente de Costa Rica, Carlos Castresaña, ex jefe de la CICIG; Roberto Artavia de la INCAE; y Miriam Sapiro, Representante Adjunto del Comercial de EE.UU.. El primer panel abordó Los Desafíos de la Inseguridad Ciudadana y el Crimen Organizado en Centroamérica. Kevin Casas noto algunos datos sorprendentes sobre la delincuencia y la violencia en la región: más de 125.000 personas han muerto en Centroamérica como resultado directo de la delincuencia en la última década, que asciende a más muertes que en la altura de las guerras civiles de la región. Además, los jóvenes son bastante marginados. Veinte y cinco por ciento de los niños no están inscritos en la escuela ni empleados, ya su vez, son susceptibles a una vida de delincuencia organizada. “Esto es una bomba de tiempo enorme para la región y se trata de un ejército de reserva de sindicato del crimen y las pandillas juveniles”, dijo Casas. Estas cifras se corresponden al resultado del aumento del narcotráfico a través de la región (~ 70 por ciento de las drogas en ruta a EE.UU. pasan por Centroamérica).

Los panelistas destacaron la necesidad de reconstruir la aplicación de la ley y las instituciones judiciales, así como reformar el sistema fiscal. Los ingresos fiscales de la región cantidades ascienden al 16 por ciento del PIB – menos de toda África subsahariano. Esto dificulta la capacidad propia de la región para mejorar los servicios sociales y abordar estos problemas de inseguridad ciudadana.

En términos de la reaccion política de EE.UU. a los niveles espantosos de la delincuencia y la violencia en Centroamérica, los panelistas subrayaron que programas EE.UU. contra el narcotráfico deben mantener responsables a los líderes centroamericanos, requiriendo una inversión de contrapartida de la región. Los panelistas concordaron en que EE.UU. debe apoyar instituciones al nivel local tales como la CICIG en sus esfuerzos por abordar la impunidad, además de colaborar regionalmente con México y Colombia  para combatir el crimen organizado.

El siguiente panel abordó la Agenda del Comercio de Centroamérica.  Desde la promulgación del RD-CAFTA hace cinco años, la región ha visto resultados económicos positivos. Hoy, veinte y cuatro por ciento ($ 660 mil millones) de las exportaciones de EE.UU. son a Latinoamérica. Además, Centroamérica ha experimentado la integración regional inmensa, y sus países son considerados los principales socios comerciales dentro de sí mismos. Según los expertos, lo que hay que ver es más la inversión social y creación de capacidad humana.

“Todavía estamos muy lejos del tener el capital humano con las habilidades necesarias en la fuerza laboral de Centroamérica para realmente aspirar la creación de puestos de valor añadido, y mucho menos la ideología de las cosas que requieren innovación, contenido científico, o otros niveles de conocimiento”, dijo panelista Roberto Artavia. “Y como resultado, las categorías con calificación más baja en El Salvador, Guatemala y Honduras son las instituciones, la educación, la educación superior en particular, y la innovación. Por lo tanto, realmente no veo cómo esta diversificación y la propuesta de valor añadido se van a llevarse a cabo a menos que primero hagamos inversiones muy importantes en la creación de una plataforma institucional básica, la creación de capital humano que necesitamos para añadir valor, y de que ojalá entrará entramos en sofisticación de negocios e innovación, según sea necesario. ”

Para ver una lista de panelistas y multimedia del evento, por favor visite la página del evento Brookings aquí.

Leave a Reply

twitter RSS